Google+ Descuento de pagarés: Financiación para las familias, clave para la recuperación económica

Financiación para las familias, clave para la recuperación económica

Una de las principales razones para solicitar un descuento de pagarés por parte de una pyme o autónomo es poder tener acceso a dinero de una forma muy rápida, dependiendo del tipo de entidad al que se solicite. Pero hoy vamos a dedicarnos a tratar  un problema que de forma directa afecta a las familias y que de forma indirecta (aparte de su propio entorno familiar) todos los empresarios conocerán de primera mano: la falta de crédito. Como ya comentamos en la última entrada, la escasez de crédito ha provocado graves quebraderos de cabeza a las pymes, pero desde las economías domesticas también se ha producido este hecho.

descontar pagares

Al no tener acceso al crédito, muchas decisiones de compra han sido postergadas o directamente no se han realizado. La causa directa ha sido una disminución en la actividad económica que por supuesto tiene reflejo en las empresas de pequeño y mediano tamaño características de nuestro tejido empresarial.

Aunque una economía domestica no suela tener habitualmente en sus manos pagarés y por tanto no necesita realizar descuento de pagarés (aunque en ciertos momentos sí que pueden llegar a utilizarlo como comentaremos en un artículo dedicado exclusivamente a este tema) pueden tomar una serie de medidas para conseguir dinero rápido para hacer frente a ciertas necesidades, siempre y cuando sepan que van a tener recursos a corto y medio plazo para hacer frente a las obligaciones contraídas, de lo contrario se iniciará un circulo viciosos de complicada salida.

Algunas de las posibilidades son la de solicitar anticipos de nómina, bien a su propia empresa o directamente a la entidad donde la tenga domiciliada. En este último caso se requiere un mínimo de tiempo con la nomina domiciliada para que el anticipo sea afectado, y normalmente estará sujeto a intereses, aunque si el plazo es corto normalmente serán asumibles.

Otra alternativa es utilizar directamente una tarjeta de crédito, no para realizar compras sino para disponer de efectivo a crédito para posteriormente devolver el capital dispuesto en un único pago o en cuotas. Esta forma de conseguir liquidez tiene la desventaja de tener unos tipos de interés altos, sobre todo si se opta por realizar la devolución a plazos.

La última opción que vamos a comentar es la de solicitar directamente un préstamo o un crédito a una entidad especializada. Es la opción recomendable para cantidades de capital de mayor cuantía siempre y cuando sepamos que vamos a ser capaces de devolver sin problemas la cuantía y teniendo en cuenta que los plazos largos nos penalizan por los altos intereses aplicados.

Debemos recordar que las medidas que hemos comentado se refieren a familias. Nunca debemos obtener liquidez por estos medios para financiar las necesidades de la empresa, un error en el que caen algunos empresarios. Para obtener liquidez para nuestra empresa recurriremos a otros medios como el que ya hemos introducido en nuestros primeros artículos con una gestión adecuada de los pagarés y otras opciones que iremos comentando para que nuestros objetivos lleguen a buen puerto.

Además, veremos cómo podemos dar facilidades desde el punto de vista de la financiación nuestros clientes para que compren o puedan acceder a nuestros productos y de esta forma mejorar la actividad de nuestra empresa.